La curiosa historia de Katja, la mujer invisible

Burgenland, Austria. AtardecerEl Organismo Europeo para los Derechos Humanos ha publicado hoy un informe cuyas conclusiones ilustramos con un ejemplito.

17 de Mayo.- Jürgen Gromenauer, 37 años, vive en Mitteldorf, bonita ciudad de mediano tamaño sita en la feraz región austriaca de Burgenland.

A primera vista, la vida de Herr Gromenauer no es patricular y cuando llueve, él se moja como cualquier hijo de vecino. Es el mayor de dos hermanos varones, su madre era enfermera –disfruta ya del gozoso estado de la jubilación- y su padre profesor de matemáticas del insituto local, en donde Gromenauer se sacó la matura con una nota tirando a discretilla. La perspectiva de seguir estudiando no le llenaba, así que Gromenauer, a los veinte años de su edad, una vez cumplidas sus obligaciones con la Patria, entró a trabajar en la pequeña industria Taponen aus Corchen GmbH, compañía que, como su nombre indica, se dedica a fabricar cilindrines que impiden que el justamente famoso vino burguenlandés pueda escaparse de las botellas.

Herr Jandermorr, el jefe de Jürgen, está contentísimo con él. Es el empleado modelo. Cumplidor, fiable, puntual, discretísimo y con sentido del humor. Aún más: desde que Gromenauer dirige el modesto, pero eficiente, departamento comercial de Tapones aus Corchen GmbH, las ventas han aumentado, porque Jürgen resulta fiable para los clientes y está siempre dispuesto a buscar pacientemente la solución perfecta para los problemas que le plantean.

Aunque quién sabe qué sucedería si la peor pesadilla de Jürgen se hiciera realidad y su jefe descubriese el tremendo secreto que su empleado le oculta hasta a sus más íntimos.

En 2005, hace ahora nueve años, durante un viaje a Grecia, Gromenauer conoció en una discoteca a Katja Harrl , una muchacha de Dortmund (no hacer chistes fáciles, que nos conocemos) algo metidita en carnes y de ojos picarones, que le robó el corazón. Tras el tiempo correspondiente de relación a distancia, cruce de e-mails apasionados en los que se prometían mutuamente comerse vivos, en pepitoria o al chilindrón, y en los que se juraban un amor inmarcesible que duraría hasta más allá de sus respectivos fallecimientos, Katja se instaló en Mitteldorf e hizo la felicidad de Jürgen.

Una felicidad que el austriaco, sin embargo, ocultaba tenazmente hasta a sus más íntimos. Se las arregló para inventar todo tipo de excusas para que sus padres se creyeran que Katja no era su novia, sino su compañera de piso (incluso montó dos alcobas de las cuales, como es lógico, sólo se usaba una). En Taponen aus Corchen GmbH siguió pasando por el soltero ideal y arrancándole suspiros (cada vez menos disimulados) a Adelhaide, la secretaria del señor Jandermorr, la cual, mientras tanto, seguía en la higuera de la verdadera vida de su compañero.

En las fiestas de la empresa, Jürgen, acosado por la nostalgia de su Katja, siempre pretextaba una gastritis pertinaz para poder marcharse lo antes posible a casa (en donde encontraba a su novia delante de la tele, viendo una película tontaina basada en una novela de Rosamunde Pilcher y la sola visión le alegraba las pajarillas).

Naturalmente, mantener un secreto de estas características tenía sus problemas y a veces exigía desagradables sacrificios. Por ejemplo, cuando Katja se resbaló un invierno en una acera de Mitteldorf y sufrió una dolorosa fractura de metacarpio de la que tuvo que ser operada, Jürgen no se atrevió a visitarla en la clínica, no fuera a ser que algún vecino cotilla atase cabos y le fuera con el cuento a Herr Jandermorr. Asimismo, Katja se pasa la navidad y otras fiestas familiares sola, en la casa común. Jürgen cumple el enojoso paripé de cenar con su padre, sus hermanos y un par de sobrinos a los que con gusto les aplicaría la mundialmente conocida terapia conductual Herodes para niños hiperactivos y luego, a altas horas de la noche, se marcha a casa para encontrar que Katja, hasta el espumillón de esperarle, ha apagado las luces del árbol de navidad y se ha metido en la cama.

Para colmo, Jürgen tiene que aguantar, de vez en cuando, cómo el señor Jandermorr y sus compañeros de trabajo hacen bromas sobre “esos que viven con mujeres”. En esas ocasiones, Jürgen entierra la nariz en sus papeles y no dice nada.

Viena. Participante en el Regenbogenparade

¿Se imaginan mis lectores una situación así de absurda? Pues según el Organismo Europeo para los Derechos Humanos, si Katja se llamase Theodor, Fritz o Krispin Klander nuestro ejemplo describiría perfectamente la situación en la que viven muchos homosexuales de la Unión Europea. Y muchos, sin embargo, aún viviendo así, pueden darse con un canto en los dientes. En Austria, el nivel de discriminación hacia las personas homosexuales, transexuales y bisexuales ha pasado en los últimos años a ser similar al que existe en España (bueno, debido a la prominente posición que en este país ocupa la Iglesia Católica y al deficiente marco legal, quizá sea un poquito más que en España, pero bueno).

Sin embargo, en otros países de la Unión Europea y de su esfera de influencia, los homosexuales y las personas transexuales no tienen tanta suerte ¡Ya quisieran los gays de Rusia o de Ucrania ser invisibles como en Austria o en España! En la patria de Putin, por ejemplo, existe una ley que castiga no sólo la homosexualidad misma sino cualquier tipo de intento para que la sociedad acepte la existencia de los gays como algo normal.

En Austria, por ejemplo, con el ordenamiento jurídico en la mano, sería perfectamente legal que un camarero se negase a servir a una persona transexual u homosexual o que inlcuso la expulsase del local. Y lo peor de todo es que aún hay mucha (demasiada) gente a la que esto le parece normal.

Aquí, el informe (en alemán).

Aquí, el artículo del Der Standard, que habla del tema

Aquí, la cobertura de El País sobre el tema

Hoy, día 17 de Mayo se celebra el día en contra de la discriminación de las personas homosexuales, transexuales y bisexuales. Tal jornada como hoy, en 1990, la Organización Mundial de la Salud borró la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. La transexualidad, sin embargo, sigue incluida.

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Responses to La curiosa historia de Katja, la mujer invisible

  1. Javi dice:

    Te interesa ver el articulo en Spiegel online international, seccion Europa con una gran encuesta a traves de Europa y los resultados que en ella aparecen para tener una idea de la que nos esta cayendo a todos. Y digo a todos porque a mi tambien me afecta, aunque no pertenezca al colectivo..malas noticias por todas partes y retroceso en Europa no solo economico. Te podria poner el enlace pero creo que seria hacer publicidad a otro medio..ya me diras si quieres que lo incluya.

  2. Ananda dice:

    Estaba pensando mucho sobre este tema últimamente, y no solo porque se acerca el día del orgullo gay… sino también porque me llamó la atención ver a los Strassebahn con la bandera de arcoiris, también mis colegas del trabajo estaban hablando muy mal de los homosexuales pero eran comentarios muy ignorantes, una chica sencillamente dijo: «yo no entiendo en que piensan»… y esa es la cuestión, que mucha gente cree que los demás deben pensar como ellos. Yo vengo de un país «tercermundista» donde también hay discriminación sexual, de género, de clases, pero a pesar de todo existe una «tolerancia» subyacente… estos colegas austriacos sencillamente no toleran todo el «rollo homosexual»… cosa que me parece chocante y extraña, no muy lejos de donde vengo, incluso peor… pero por otro lado el ver la bandera del orgullo gay en el sistema de transporte público da esperanzas de pensar en una sociedad abierta, no represora (para no decir tolerante porque no me gusta esa palabla), eso nunca pasaría en el metro en Venezuela, por ejemplo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.