125 años de «la tragedia de Mayerling»

Rudolf von HabsburgTal día como ayer, hace 125 años sucedió lo que se dio en llamar “La tragedia de Mayerling”.

31 de Enero.- Enero. 1889. El príncipe Rodolfo de Habsburgo Lorena había dejado Viena el día 28 (Martes) y se había marchado al pabellón de caza de Mayerling, situado en Baja Austria, apenas a dos kilómetros de la abadía de Heiligen Kreuz. Lo había hecho después de pasar la noche con su amante, la prostituta Mizzi Kaspar. Llegó a Mayerling a eso de las tres y media de la tarde. Mary Vetsera, la novia que le acompañaría en su último viaje, llegó en coche de caballos un poco más tarde. De lo que sucedió después, debido al oscurantismo típico de la época y a la desaparición de evidencias necesarias para entender los acontecimientos, se sabe muy poco. A Viena, la noticia de la muerte del príncipe heredero el día 30. Al principio, como suele suceder en estos casos y sucedía entonces con muchísima más facilidad que ahora, la Casa Imperial intentó por todos los medios controlar las filtraciones y que no se supiesen las auténticas circunstancias de la muerte del heredero al trono. Se habló de un accidente de caza, se habló de un derrame cerebral, de todo tipo de cosas menos de lo que, en realidad, había sucedido.

El príncipel Rodolfo se había suicidado en compañía de su amante, la baronesa Mary Vetsera, de un tiro en la sien.

Mary tenía 18 años. Rodolfo 31.

Se habían conocido un año antes, en 1888, en las carreras de caballos en el hipódromo vienés de Freudenau. Allí, como es conocido, les había presentado la condesa Marie Larisch, prima de Rodolfo. Mary se enamoró a primera vista del heredero al trono austrohúngaro (ya casado con una princesa belga de la que ya hablamos de pasada aquí). A partir de ahí, se puso a coleccionar todo lo que decían las revistas de cotilleo (también las había en la época) sobre el heredero al trono. Recortaba los artículos y las fotos, con tanta pasión, que su madre, al notarlo, organizó con ella un viaje a Inglaterra para que se distrajera de aquella pasión adolescente que no tenía ningún porvenir.

No sirvió de nada. Los primeros encuentros privados de Mary Vetsera con el príncipe se produjeron en los primeros días de noviembre de 1888, en el Hofburg. Luego hubo otros veinte más, siempre ayudados del incógnito que favorecía una época en la que no había teléfonos móviles que grabaran y las cámaras fotográficas necesitaban unos tiempos de exposición que imposibilitaban la existencia de los paparazzis. Tanto el viaje final a Mayerling como estas visitas de incógnito al Hofburg fueron organizadas por el cochero del príncipe Josef Bratfisch.

En el momento de su muerte, Rodolfo de Habsburgo Lorena era un hombre destruido. Había heredado el temperamento neurótico de su familia materna (tanto Sissi, como sus hermanos como toda la parentela bávara estaban para que los atasen) y parecía poseer una combinación de rasgos de carácter que, generalmente, no lleva a nada bueno. Por un lado, era extremadamente inteligente pero, por otro lado, tremendamente sensible y curiosamente desvalido.

Para colmo, durante sus escapadas sexuales había contraido la sífilis (en aquella época, una enfermedad mortal), enfermedad que había contagiado a su mujer y por la cual esta no había podido tener más hijos (solo la archiduquesa Isabel Maria de la que ya hablamos antes). Rodolfo era un hombre roto al que quizá no le quedaba más salida que morir antes de volverse loco totalmente. Lo hizo con Mary, que quizá fuera la gruppie más fiel que le quedaba, dispuesta incluso a morir con él y así ligar su destino para siempre al suyo.

Del mundo de los protagonistas de esta historia queda muy poco. Parece que estemos separados de ellos por un río interminable de acontecimientos. Quién sabe qué hubiese sucedido si Rudolf hubiera reinado un poco antes. Nunca lo sabremos.

Para saber la curiosa historia posterior del cadáve de Mary Vetsera, pinchar aquí.

Articulo publicado en Historias de la Historia con las etiquetas: , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 Responses to 125 años de «la tragedia de Mayerling»

  1. victoria dice:

    ¿Habría sido la Historia de Europa diferente si Rodolfo no hubiera muerto en Mayerling? Quizá sea muy osado decirlo pero, seguramente sí. O quizá no. ¿Hubiera estallado la I Guerra Mundial? Puede que no. La chispa que encendió la mecha fué el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, el sobrino de Francisco José y heredero del Imperio Austro-Hungaro, por tanto, si Rodolfo no hubiera muerto, quizá no hubiera estallado la Gran Guerra. O quizá sí, porque las potencias europeas de la época se tenían ganas desde hace mucho tiempo. Con todo, hay gente que opina que Rodolfo fué asesinado por una facción muy conservadora de la Corte que no quería verle en el trono, y que prueba de ello es que tenía heridas de sable en las mejillas. En fin, que nunca sabremos la verdad. Y tampoco sabremos si la Historia de Europa hubiera sido diferente. La Historia es lo que es, no lo que hubiera podido haber sido. Y respecto a la Emperatriz Elisabeth, no dudo de que tuviera problemas mentales, pero es que ser mujer, y tener ideas propias y diferentes, siempre ha sido difícil, más aún viviendo en una Corte, más aún en la de Viena en esa época. ¿Estaba loca? Puede. O quizá sólo era diferente. ¿Estaba loca Juana la loca? Pues según los historiadores (y conozco a varios que lo dicen), no está nada claro. Y después de todo, ¿qué es la locura?

  2. Ernesto Pastore dice:

    Sí, el cochero Bratfisch fue testigo de todas las idas y venidas del príncipe. Pero también, luego del incidente nocturno que privó de vida a Rodolfo y a María Vetsera, el cochero relata que acercó una escalera a la ventana del cuarto, y observó como si hubiera habido realizado allí una batalla campal, con muebles rotos para decir lo menos.-
    Y hace unos 30 años, la última emperatriz de Austria, Zita, visitó después de muchos tiempo, con permiso del gobierno, a su Austria .(el gobierno quedó furibundo por el entusiasta recibimiento del pueblo hacia la ex soberana). Ella en esos días dio solamente una entrevista al diario Kronen Zeitung, y lógicamente el tema Mayerling surgió de los labios del periodista. La anciana emperatriz contestó : «Vea usted que raro, es la primera vez que se me pregunta sobre este tema después de tantas conjeturas……fue un asesinato político…….en la familia siempre supimos la verdad.»

  3. Victoria:
    Rso de que por ser mujer y tener ideas propias, y de que más aún en esa época, simpre les ha traido problemas; es uno de los mitos que las feministas han creado. Los hombres, y también en esa época, han tenido problemas por pensar y por tener ideas propias, ahí están como ejemplos Cristobal Colón, Galileo Galilei y tantos otros.. Yo no sé si la emperatríz Sissi estaba loca, pero tampoco fue del todo una santa. Se sabe que siempre fue una madre ausente que no supo quedarse a pelear por sus hijos. Se sabe también que SÍ padeció de neurosis y siempre huía de los problemas, nunca los enfrentaba. Quizás el caracter de su suegra solo fue el disparador que le hizo sacar a la superficie las patologías que la caracterizaron.

  4. Ernesto Pastore dice:

    Lamentablemente los diagnósticos de locura salían solamente de palacio, ya que la población y los incipientes psIquiatras de la época no tenían acceso a la emperatriz. he aquí alguno de los motivos por los cuales se declaró en palacio como loca a Sissi;
    1.- Hizo poner una tina de baño nueva con sistema de agua parecido al actual, en el baño que había sido de María Teresa…y…¡SE BAÑABA TODOS LOS DÍAS !!!!!….¡LA EMPERATRIZ ESTÁ LOCA !!!!!!!! …….
    2.- ¡Santo Cielo! ¡Se agudiza la inasania de la emperatriz! ¡HIZO INSTALAR UN BIDET EN EL BAÑO!
    3.-¡LA EMPERATRIZ ENLOQUECIO!Como la suegra y sus damas dijeron que Sissi era IMPIADOSA porque no fue a la procesión del Corpus C, ella respondió-«¿Quieren que sea piadosa? Bien , pero haré piedad a mi manera. Desde mañana visitaré todos los hospitales, manicomios, asilos, orfanatos sin aviso…y aquellos que maltraten a mis enfermos, mis locos, mis huérfanos, mis ancianos….verán rodar sus cabezas ante mis pies»…Ella cumplió con su promesa hasta que las quejas que llegaron al marido le hicieron suspender esas inspecciones que hoy serían ELEMPLO para nuestros políticos ociosos y corruptos.
    4.- Para un cumpleaños de ella, el marido le dijo:»¿Qué quieres Sissi para tu día?». mostrando unos paños que los joyeros habían traído…y ella, en relación al punto (3.-), le contestó:-«Feanzi, quiero un nuevo manicomio para Viena», porque en sus inspecciones vio el estado INMUNDO en que se tenía a los pobres dementes…. Entonces otra vez el grito de la Corte: «ESTÁ LOCA!!!, deshecha las joyas por los locos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.