Paco Bernal busca trabajo

Paco BernalHoy ha sido mi primer día de desempleo después de seis años en la misma empresa. Y ha sido, en cierto modo, agradablemente sorprendente. Esto, señores, también es Viena.

1 de Octubre.- Querida Ainara (*): ayer fue mi último día en la empresa en la que he trabajado durante los últimos seis años. Mi jefe se muda, vuelve a la ciudad en que nació, en Baja Austria, y se lleva la empresa con él. Desgraciadamente, no puede llevarse a sus empleados porque, para los que vivimos en Viena, sería demasiado trabajoso ir y volver todos los días a la nueva sede de la compañía. Así que mis compañeros y yo nos hemos quedado en paro.

Los últimos días han sido algo melancólicos, porque siempre cuesta un poquito dejar un sitio en donde has pasado tanto tiempo, pero la verdad es que, de alguna extraña manera, también han sido algo terapéuticos, porque el deshacer la oficina ha actuado como una especie de ritual de despedida. Ha sido un poco como cuando yo hacía teatro y, después de la representación, los actores nos poníamos a desmontar el decorado para meter en cajas todos los chismes del atrezzo. Lo hemos ordenado todo, metiéndolo en cajas rotuladas, preparando de alguna manera la futura vida de la empresa sin nosotros. La vida es así y, sobre todo, también es sano que así sea: para que puedan venir cosas nuevas, tiene uno que hacerles sitio cerrando las etapas antiguas.

Así pues, tu tío es hoy por hoy un hombre sin trabajo (aunque con muchos proyectos) que, de momento, aguarda curioso lo que le traerá la próxima vuelta del destino.

Mi primer día de desempleado ha traido sin embargo algunos descubrimientos bastante agradables. El primero ha sido el de comprobar que estoy en mucha mejor situación que en 2008, la última vez que estuve sin trabajo. Mi alemán ha mejorado muchísimo, por lo cual me ha sido mucho más fácil realizar todos los trámites y, en el servicio público de empleo, los funcionarios me han tratado muchísimo mejor que cuando me costaba más hacerme entender. Por otro lado, gracias a que he estado trabajando en una empresa pequeña, en la que tenía que hacía prácticamente de todo (desde comprobar que los pedidos estaban conformes hasta tratar con proveedores, pasando por la atención a los clientes) tengo una experiencia amplia que podré aprovechar en mi próximo trabajo y que creo que ha aumentado mi valor como empleado. Además, no solo mi alemán ha mejorado mucho. Como he estado trabajando mucho tiempo en francés (el mercado español y el del país galo eran mis responsabilidades) ahora hablo y escribo en francés mucho mejor que antes (cuando llegué a Austria lo tenía un poco olvidado). También he mantenido a raya el inglés (¡Ay, tantas pelis en versión original!) así que, con todo esto, tengo mucha fe en que, más pronto o más tarde, encontraré un trabajo estimulante en el sector del comercio internacional, que es el que más me gusta.

En el siglo XXI, Ainara, los trabajadores por cuenta ajena tenemos que acostumbrarnos a no asustarnos de estos paréntesis. Dentro de que la incertidumbre es un poco fastidiosa, también hay que ser optimistas, y pensar que buscar trabajo es, en un trabajo en sí mismo y que, con un poco de suerte, encontraremos algo por lo menos tan bueno como lo que dejamos atrás. Lo importante es no desanimarse, no abandonar los horarios, tener proyectos que le lleven a uno de un día a otro y mentalizarse de que, cada paso, por pequeño que sea, le lleva a uno a la próxima parada.

Seguiremos informando.

Besos de tu tío

(*) Ainara es la sobrina del autor

Articulo publicado en Cartas a Ainara con las etiquetas: , , . Guarda el enlace permanente.

11 Responses to Paco Bernal busca trabajo

  1. Carolina dice:

    Suerte!!

  2. victoria dice:

    Estoy segurísima de que un hombre con tanta valía como tú encontrara un trabajo adecuado a tus aptitudes. Mucho ánimo y suerte.

  3. Jaime dice:

    Es un placer pasarse por la página (aunque he de confesar que no leo todos) y leer tus entradas en el blog.
    Espero que pronto encuentres un trabajo que te satisfaga, y además al mismo tiempo, te permita seguir deleitándonos con la correspondencia que periódicamente escribes a tu sobrina Ainara, o sorprendernos con los artículos que con tanta pasión escribes sobre la ciudad donde resides.

    Un fuerte abrazo y mucha suerte.

  4. Uno que comparte vocación dice:

    Los que somos como tú y yo, estimado colega, sabemos que detrás de cada cambio se esconde una oportunidad. ¿Quizá llegó el momento de lanzarse a los 285 folios? Sí, creo que sí. Wir wünschen Ihnen bei Ihrer schwierigen und fesselnden Aufgabe viel Glück. Un abrazo, estimado colega.

  5. José Manuel dice:

    Yo pensabas que los «máquinas» como tú no se quedaban inactivos, laboralmente hablando, pero ya veo que nadie está exento de tales situaciones.
    En fin ánimo, como tu dices también viene bien, sobre todo para resetearte y cargar las pilas. Seguro que volverás a la vida activa enchido de fortaleza e ilusión para afrontar nuevos retos.
    Un fuerte abrazo de tu tío.
    José Manuel

    • Paco Bernal dice:

      Hola! Gracias, gracias 🙂 Sin trabajo no es estar inactivo !Anda que no tengo yo cosas que hacer! De todas maneras, espero que el paréntesis dure poco. Un abrazo fuerte para ti también 🙂

  6. Sandra dice:

    Cuando una puerta se cierra,siempre hay una ventana por donde entra el aire fresco,nuevo y también por la que saltar y correr bien lejos persiguiendo lo bueno…

  7. Bueno, Paco, seguro que tendrás mucha suerte con esas destrezas. Ánimo. Ya nos contarás. Un abrazo.

  8. Pingback: En Viena salen los Soles del Sur | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.