Caos en la red

¿Se puede defender una cosa mientras se hace la contraria ? El ser humano es un animal asaz contradictorio.

15 de Noviembre.- El ser humano (y más si es político) es un animal difícil de entender. Enfrentado a los retos de un mundo de complejidad creciente, a veces parece que el cerebro de algunos miembros de nuestra especie patina y, como diría un castizo « se flipa ». Así debió de pasarle ayer al vicecanciller de EPR, Sr. Heinz Christian Strache, conspícuo líder aunque de pensamiento algo confuso.

Es bien sabido que durante el tiempo que medió entre la pérdida del poder por parte del partido derécher a principios de este siglo, y su reciente recuperación en diciembre de 2017, el campo de acción de la ultraderecha ha sido, principalmente, internet.

Si alguien se toma la molestia de leer los archivos de este blog al respecto, podrá encontrar decenas de « casos aislados » de prácticas cuestionables del FPÖ –y/o sus simpatizantes- cuyo principal escenario ha sido la red.

De hecho, se ha convertido en un running gag en el paisaje mediático de este país que el FPÖ haga circular alguna burrada en internet, suscite eco en los medios y conversación en la rúe y, cuando arrecien las críticas, retire la cuestión. Naturalmente, el FPÖ encontró en internet un medio de difusión de sus ideas barato, eficaz y, lo que es más importante, poco regulado (siempre se podía decir que los mensajes malolientes sobre inmigrantes, minorías en general o personas particulares eran obra de ciudadanos sin ninguna vinculación formal al partido).

El actual vicecanciller, durante su larga etapa de princesa del pop, antes de convertirse en gran dama de la canción, ya fue el político austriaco más activo en Facebook y el que más seguidores –reales y rusos- tiene.

En tanto que pionero en un campo que sus colegas de profesión tienen muy desatendido, podría decirse que él es uno de los principales responsables de haber establecido un determinado estándar de comportamiento, lo que se viene a llamar, de manera algo excesiva en algunos casos, « odio en la red ». Naturalmente, no ha sido él exclusivamente, porque el odio en internet es algo que está demasiado extendido y la red es una plaza pública llena de gente de esa que cuanto más la conoces más quieres a los orcos, pero sí se puede decir sin exagerar que ha sido uno de los personajes austriacos que más ha aprovechado ese fuego que hoy, desgraciadamente, nos devora y con el que tenemos que aprender a vivir.

Ayer se celebró una cumbre al más alto nivel, presidida por el canciller cortico (el poli bueno de esta película) para luchar contra el odio en internet.

Asistió también una representación de las víctimas e, ironías de la vida, también el vicecanciller (el poli malo, quod erat demonstrandum), el cual dio una rueda de prensa posterior en la que, con un nudo en la garganta, dijo que el problema del odio en la red es algo que nos afecta a todos, y puso de ejemplo a su esposa, la señá Felipa, la cual, aún estando en estado, tiene que soportar a energúmenos que le manden mensajes insultantes o la denosten en los espacios cibernéticos.

Al mismo tiempo, y de manera algo contradictoria (esquizofrénica, dirán algunos) el partido del que el vicecanciller es la cara más visible, colgaba en internet un vídeo lleno de cliclés racistas, en el que un personaje turco (por si quedara alguna duda, la caricatura lleva fez) intentaba aprovecharse de la tarjeta sanitaria de un primo para cometer « la fraude » que hubiera dicho Cervantes contra el sistema sanitario austriaco.

En el vídeo en cuestión aparecía la ministra de asuntos sociales, también ultraderechista y una de esas personas con las que no te gustaría quedarte solo en una isla desierta.

Sorprendentemente, y quizá debido al cerrado rechazo de los colegas de coalición corticos, el partido derécher no solo se ha distanciado del video en cuestión (el cual, de manera extraoficial, sigue circulando por internet y cualquiera puede verlo –yo no lo pondré porque no pongo excrementos en mi blog-) sino que el propio Strache ha dicho que han fallado « los controles de calidad » ( ?!). Enigmática manera de describir la situación que lo mismo puede significar « al del Ku Klux Klan que nos hace los vídeos mierderos estos, que le corten la cabeza » que « deberíamos velar por no perpetuar los estereotipos xenófobos en nuestra propaganda política, atenernos al juego límpio y cuidar de no esparcir bulos entre la ciudadanía ».

Yo creo que va a ser la segunda, verdad ? Ya me parecía a mí.

Articulo publicado en Política/Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.