La emigración es para quien se la trabaja

Una ventana vienesa ayer por la tarde
22 de Mayo.- Alguna vez he dicho en este blog que la emigración, como otras experiencias difíciles de la vida, saca la verdadera pasta de que está hecha cada persona. En el propio país, las debilidades chicas o grandes, las perezas, la mezquindad, los egoísmos más o menos confesables, quedan disimulados por el cálido manto de nuestra red social. En un país extranjero, sobre todo por la imposibilidad de disimular según qué realidades con palabras, queda uno a merced de la intemperie y, por lo mismo, no tiene uno más remedio que enfrentarse a lo que es, y a la realidad de que uno cuenta solo con los propios recursos.
Una experiencia que se viene repitiendo durante el tiempo que llevo viviendo aquí es la de encontrarme de vez en cuando con paisanos que no consiguen asimilar esta dura realidad y que, por las razones que sean, inventan pretextos para soslayar la cruda certeza de que su falta de adaptación no sólo se debe a que los aborígenes sean bordes o ariscos (que los hay también, por supuestísimo) sino a su propia incapacidad para dejar de quejarse, salir fuera de la cáscara de la autocompasión e interesarse por la realidad del país en el que viven. En una palabra: aceptar que ya no viven en España.
Uno de los lugares comunes en que estas personas se enrocan en la negativa a aprender alemán. Ya sea por pereza o por haber recibido en etapas tempranas del aprendizaje estímulos negativos que les han hecho dejarlo para otro día. Otro día que, por cierto, se alarga normalemente ad infinitum. De la falta de ganas de aprender la lengua viene generalmente el fracaso de su integración. Porque sin idioma uno no se puede comunicar, ni dejar que le comuniquen a uno nada.
Una queja recurrente en estas personas que digo es que los aborígenes son muy poco curiosos con lo ajeno. Y es cierto que algunos son así. Pero también es verdad que, si en una mesa de celtíberos hay solo un austriaco, los celtíberos terminamos hablando en nuestra lengua vernácula, y el austriaco queda a merced de las caritativas traducciones de quien tenga la amabilidad de hacerle de intérprete. Igual se da el caso inverso: si en una mesa hay una mayoría de austriacos y, como a mí me ha pasado cien veces, yo soy el único celtíbero, es lo lógico que todos hablen en su idioma y que yo, si no me pongo las pilas, esté en desventaja. Y no por eso se me ocurre pensar por esto que los autriacos sean gente más amurallada que los habitantes de Ciudad Real, Algeciras o Villaviciosa de Odón.
Sin embargo creo que con serlo, este no es el pecado más grave de estas personas. Lo más duro, lo que a mí como inmigrante más pereza me da, y más incomprensible me resulta, es que, la falta absoluta de curiosidad que ellos les reprochan al país de acogida es la misma que ellos exhiben olímpicamente a propósito de las cosas triviales e importantes del país que les cobija. Para mí, desde el primer día, Austria y sus gentes son una ciencia que me gustaría poder beberme. Una ciencia de la que siempre me siento en mantillas, de la que cada día lucho por saber un poco más. Y creo que, si hay una manera de ser un emigrante exitoso es remacharse a la frente esta actitud: porque la única forma de hacerse un sitio en una casa que no es la de uno es amar mucho y muy profundamente esa casa, interesarse por lo que en ella sucede y ponerlo cerca del corazón de uno a la misma altura que el propio país y, a ratos, hasta más cerca.

2 comentarios en «La emigración es para quien se la trabaja»

  • el mayo 23, 2010 a las 9:39 am
    Enlace permanente

    “El amor por las lenguas del mundo es la manera más noble de amar la propia lengua”. Juan Carlos Moreno Cabrera, lingüista.

    Creo que tienes razón, que cuando vives en un lugar extranjero “a donde fueres, haz lo que vieres”. O sea, que deberías adaptarte a sus costumbres, su lengua y su todo. Además, es una manera de aprovechar la experiencia de salir de casa porque, para juntarte con los españoles a hablar español y a criticar a los austriacos o a quién sea, para eso, te quedas en España y disfrutas de ese tópico que es mentira, pero que los españoles nos creemos, de: “Como en España no se vive en ningún sitio”. Es una manera de vivir otra vida diferente a la que te habría tocado si te hubieras quedado en España y, por tanto, deberías zambullirte en esa vida todo lo posible, porque es vivir dos veces. Como decía Sapir: “Los mundos donde viven sociedades diferentes son mundos distintos y no simplemente el mismo mundo con distintas etiquetas pegadas”. Es decir, que no se puede traducir palabra por palabra, que hay más cosas, el contexto, la cultura donde se habla ese idioma, que lo hacen diferente de otro lugar donde se hable otra lengua. En fin, que estoy de acuerdo contigo.

    Respuesta
  • el mayo 24, 2010 a las 7:50 pm
    Enlace permanente

    Hola:

    Pues sí: no hay nada más triste que sentarse en un país extranjero a acordarse de lo bien que se vive en tu país. Yo siempre me he negado a hacerlo (incluso cuando la tentación ha sido intensa) y siempre he creido que como mejor se pasan estas cosas es aprendiendo. El remedio más seguro contra el desánimo y el aburrimiento.

    Saludetes

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.