Cerramos 2010

Una previsión optimista para 2011

29 de Diciembre.- Querida Ainara: hoy te escribo la última carta del año 2010. El sentimiento de la mayoría de la gente con la que he hablado respecto a este año que se acaba se resume en una postal gratuita que circula por viena y que dice “Fuck 2010” (y perdón por el lenguaje). Sin embargo yo creo que este que se acaba ha sido un año histórico sin el cual no será posible entender los acontecimientos de la próxima década.

El sentimiento que domina, Ainara, más allá del pesimismo, es el de que la Humanidad (o el mundo occidental, o Europa, que para muchos ombliguistas es lo mismo) se encuentra frente a un cambio de ciclo. Las viejas estructuras se están descomponiendo a gran velocidad y, como siempre pasa en este tipo de crisis, el futuro se abre lleno de incertidumbres, pero también de grandes oportunidades de hacer las cosas mejor que hasta ahora.
Los que somos adultos en este año 2010 somos conscientes de que pertenecemos a un mundo que, de alguna forma, ha caducado. Seremos para siempre exiliados de un tiempo en el que aún existía cierta inocencia. Hace poco leí en un periódico que un escritor francés había publicado un ensayo en el que resaltaba los sorprendentes paralelismos entre nuestra época y la Belle Epoque (el convulso periodo entre el cambio de siglo y el principio de la primera guerra general). Sin embargo, también nuestro mundo se parece cada día más al del medievo y resulta no menos sorprendente que, en el mismo siglo en el que la tecnología nos ha llevado a gozar de ventajas increibles en la difusión de la información y de la cultura, en el que los medios de transporte nos ofrecen en bandeja la utopía de ser ciudadanos del mundo, esté rebrotando con fuerza el fanatismo religioso. Si bien es cierto que, en Europa, ese fanatismo está muy lejos de las divinidades y muy cerca de esas religiones sin dios que son los nacionalismos.
Más allá de la crisis económica, a mí me parece más preocupante precisamente este último aspecto. El nacionalista, esa persona que piensa que su lugar de nacimiento es el mejor del mundo precisamente porque cree que ha tenido la suerte de nacer en él, es por definición proclive a la ceguera.
Resulta, cuando menos, poco inteligente intentar mantener un debate serio con una persona que, desde el principio, rompe las reglas del juego poniendo encima de la mesa la pertenencia a la tribu, a la gens, la utilización de un idioma diferenciado, como un tema intocable y un privilegio inalcanzable para su interlocutor que queda, automaticamente, en situación de inferioridad. Aunque se disfrace de cierta sofisticación intelectual, un nacionalista es un hooligan cerril de un equipo de fútbol al que llama patria.
El año próximo, Ainara, no va a ser fácil, como no son fáciles los tiempos que nos ponen a prueba. Pero sólo de las dificultades se sale fortalecido, así que lo mejor es liarse la manta a la cabeza y empezar a meterse en jardines. Personalmente, Ainara, yo voy a empezar 2011 lleno de proyectos. Durante los últimos meses he estado preparándome y creo que ya está maduro el proceso que hará que, en un futuro cercano, este blog se publique en español y en alemán. Al principio, soy consciente, los artículos en alemán serán pálidos reflejos de lo que escriba en español pero, después de tantos años aquí, siento la necesidad de que también la gente del país que me acoge sepa lo que me pasa por el cuerpo y, si hay suerte, se ría con ello. De paso, también, aprenderé más alemán, que falta me hace.
Tú también empezarás este año que viene, si Dios quiere, tu etapa escolar obligatoria. De momento, ya cuentas en inglés hasta diez como una auténtica británica. Y, además, te gusta.
Estoy muy orgulloso de ti.
Besos de tu tío.

3 comentarios en «Cerramos 2010»

  • el diciembre 30, 2010 a las 12:08 am
    Enlace permanente

    Sí que ha cambiado el mundo, sí. O, cuanto menos, el diccionario de la RAE. Debo tener una versión caducada. O a lo mejor la que está caducada soy yo (lo más probable). Igual es que ahora lo que se lleva es sentirte orgulloso de un país que no es el tuyo y renegar del propio. Se lo diré al irlandés que vive en mi casa, a ver qué le parece. Felices fiestas y que al año nuevo venga cargado de salud y de amplitud de miras.

    Respuesta
  • el diciembre 30, 2010 a las 10:12 am
    Enlace permanente

    Sentirse orgulloso del propio país no tiene nada que ver con el nacionalismo. Yo soy española, y estoy feliz de serlo, y me siento exactamente al mismo nivel que un islandés o que una de Nueva Zelanda y no pienso que España sea lo mejor del mundo solamente porque yo haya nacido en una ciudad de su territorio (no digo cual).
    En fin, que no hay que confundir el culo con las témporas.
    Felices fiestas y un 2011 de buen rollo y relax.

    Respuesta
  • el diciembre 30, 2010 a las 7:42 pm
    Enlace permanente

    No entiendo mucho los comentarios anteriores, será que sólo tenemos en común el español y no nos sirve para entendernos (algo así dijo EM Foster en Howards End, con melancolía también por un mundo que se estaba perdiendo en 1910, refiriéndose a dos personajes de la novela que hablan en inglés, pero son de mundos muy diferentes). En fin, a lo mío: Sí creo que es una época de cambio y espero que traiga más cosas buenas que malas, ya veremos. Sí creo que hace falta optimismo y no dejarnos vencer por el pesimismo que intentan imponernos desde los medios de comunicación y el mundo económico y, para ello, tener proyectos es bueno. Suerte a tu sobrina, que es la que tendrá que heredar ese mundo que surja después de todo esto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.