¡Vaya horas! (De España)

Reloj en un mercadillo berlinés¿Por qué los españoles se empeñan en vivir con unos horarios demenciales que les alejan del resto de los europeos? ¿Será porque así se disfruta más y mejor de las relaxing cups de café con leche? Puede ser que esta situación esté llegando a su fin.

18 de Septiembre.- Querida Ainara (*): en estos momentos, mientras te escribo esto, se está gestando en el Congreso de los Diputados el informe final de una comisión que, por una vez, está pensando sobre algo que resultará muy útil a los ciudadanos, haciendo su vida mucho más razonable y cómoda.

(¿En el Congreso? ¿Pero qué me estás contando? Sip, sip,  sip: como lo lees, en el Congreso).

Se trataría de volver al huso horario que a España le corresponde por posición geográfica y que se abandonó después de la guerra civil para que la Península (por lo menos) se rigiera por el horario de Alemania e Italia, países y Gobiernos a los que, en aquella época de “gestas bizarras” perpetradas con el estómago vacío –o lleno de boniatos-, aspirábamos a parecernos.

La entrada en vigor de aquel atraso (horario, de los otros teníamos un viaje), la tibetanización de España que el franquismo nefasto produjo y el deseo de aquellos ricos de distinguirse (resaltando que, a diferencia de los demás mortales, ellos no tenían que madrugar para ganarse el pan con el sudor del de enfrente) fueron modificando lo que, hasta entonces, había sido un uso del tiempo parecido al de otras naciones vecinas y que aún sigue en vigor en el resto de una Europa que, tradicionalmente, en esto, ha sido más civilizada que España.

Los ricos, los “señoritos” se decía entonces con retranca, se levantaban tarde y desayunaban a las nueve o las diez. Por lo tanto, no tenían ganas de almorzar hasta las tres y, entre pitos y flautas, les daban las siete de la tarde, momento en que salían a hacer sus cosas, terminando su jornada en los restaurantes, locales de espectáculos y entretenimientos a los que nadie acudía antes de las diez (naturalmente, después de cenar, cuando, antes de la guerra, el orden era exactamente el contrario: se cenaba, a eso de las siete y media-ocho y luego, cenados, los espectadores entraban al teatro que, como muy tarde terminaba a media noche).

En principio por imitar a las clases pudientes y, después, no lo olvidemos, porque de esas clases pudientes comían muchos pobres que tenían que servirles, el horario español se fue convirtiendo en esa piedra de escándalo que hoy es para la mayoría de los europeos; los cuales no entienden que para comprar un botón en El Corte Inglés haya que esperar a las diez de la mañana (un poner). Alturas del día en que ya, la mayoría de los austriacos, tiene el desayuno en los talones y está pensando en el sandwich que comerán, muchas veces en su sitio de trabajo.

Este es otro elemento salvaje de los horarios españoles y que hace inútil cualquier intento de conciliación de la vida laboral y familiar: las demenciales paradas para “comer” en mitad de la jornada laboral.

Recuerdo que, cuando yo trabajaba en Antena 3, parábamos a las dos y media de la tarde y vovíamos al tajo ¡A las cuatro y media! En comer, a mucho tirar, tardabas cuarenta minutos. El resto había que ingeniárselas para no morir de tedio.

Total, que entre estate quieta y ponte bien, salíamos de trabajar a las siete. Yo tenía suerte, porque vivía cerca de la tele, pero había gente que, después de que se le cayera el boli tenía por delante otra hora de carretera antes de llegar a casa (eso, contando con que no hubiera nada extraordinario que hacer).

La comisión del Congreso sugerirá también que estas paradas demenciales para comer se limiten a una razonable media hora (a lo sumo tres cuartos). Algún que otro gilidoors ya ha argumentado por ahí que, con esto, se limitará nuestra conocida capacidad de disfrutar de la vida y de ingerir relaxing cups of café con leche pero yo te puedo garantizar que salir a las cinco y media en vez de a las siete redunda enormemente en la calidad de vida de los seres humanos normales. Yo, por ejemplo, puedo ir al gimnasio casi todos los días sin que aquello parezca un after –bueno, a veces, ve uno cada tiparraca que aquello parece un after y hasta un puti, como decíamos ayer-.

Por otro lado, yo estoy convencido de que, de entrar en vigor estas necesarias reformas, el Prime Time de la tele también recuperaría una forma medio normal. Matías Prats se podría ir a su casa tranquilamente a las ocho y media después de haber dejado al personal informadico de todo lo que ha pasado en el mundo e,incluso si echaran Lo Que el Viento se Llevó, la gente podría ir a la cama a una hora razonable para rendir en su curro o en su aula como Dios manda.

¿Queremos ser europeos? Pues empecemos a imitar lo bueno.

A ver si esta vez por lo menos, es “la refinitiva”.

Besos de tu tío

(*) Ainara es la sobrina del autor

5 comentarios en «¡Vaya horas! (De España)»

  • el septiembre 19, 2013 a las 12:12 am
    Enlace permanente

    Pues si…habia escuchado varias teorias sobre el porque del horario tan extenso (varios cambios por el caudillisimo, dobles jornadas laborales para los pobrisimos)…pero la de los señoritos no me la sabia, a ver si lo aprueban!. Yo a que cierren hasta los museos a las 6 aqui no me acostumbro…y creo que bastantes austriacos tampoco…no veas como estaba el super (Billa) que cierra a las 22h el domingo pasado…no cabia un alfiler…y saliendo de trabajar a las 6…da tiempo a comprar despues? A mi no…sera que aun no me he acostumbrado!!

    Respuesta
  • el septiembre 19, 2013 a las 9:48 am
    Enlace permanente

    Y yo que pensaba, porque me habian contado mis mayores, que el horario español era hijo de la necesidad de la época. La gente necesitaba dos trabajos para sobrevivir, el primero hasta las 14.00 o 15.00 y el segundo a partir de esa hora hasta las 22.00…

    Respuesta
  • el septiembre 19, 2013 a las 12:15 pm
    Enlace permanente

    En Galicia ya pretendieron legislar para tener una hora menos y seguir el horario de Portugal. Pero resulta que mientras que el horario natural del resto de Espanya (incluyendo Las Palmas) seria una hora menos de la que tienen, en Galicia y Tenerife tendrian que retrasar dos horas para su horario natural!! Luego, tambien Paris, Lisboa, Berna, Bruselas, Luxemburgo y Amsterdam tendrian que retrasar su horario una hora. De ese modo, tendriamos un horario de Europa Superoccidental (Lisboa), Europa occidental (Madrid, Paris, Bruselas, Amsterdam, Luxemburgo, Berna, Londres y Dublin), y otro de Europa central, que incluiria a Viena, que no tendria que moverse)

    Respuesta
  • el septiembre 19, 2013 a las 12:18 pm
    Enlace permanente

    Lapsus.. en todas las Canarias solo tendrian que retrasar una hora. Solo Galicia tendria que hacerlo en dos horas.

    Respuesta
  • el septiembre 20, 2013 a las 1:57 pm
    Enlace permanente

    Pues quizá si que venga bien cambiar la hora en España, como se dice, para humanizar horarios, y no irse a dormir a las mil (aunque eso les pasa a los que dependen de horarios que impone la televisión), incluso aunque así no sea la misma hora que aquí, en Viena, y eso a algunos nos pueda descolocar un poco.

    De todas maneras creo que en Austria también cuecen habas en cuanto a horarios demenciales para algunas cosas. Como decían en un comentario anterior, a muchos austriacos tampoco les agrada tener que correr después de trabajar porque si no, te cierra el súper, y luego el fin de semana solo puedes ir el Sábado hasta las 6..

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.