Angela, Conchita y Contarzán

Conchita WurstCentroeuropa se enfrenta a unos momentos históricos marcados por la presencia de dos mujeres poderosas ¿Quieres saber quiénes son?

21 de Septiembre.- ¿Qué estará haciendo Doña Angela Merkel en la víspera de la que serán sus terceras elecciones? ¿Estará acariciando un gato blanco y pensando en malévolos planes para terminar de dejar definitivamente en la raspa las arcas de los países de la Europa del Sur? Es más ¿Qué estará pensando el Sr. De Merkel de su señora? (Criaturita). Imaginense mis lectores a ese matrimonio, un sábado por la noche, frente a una chimenea de piedra, de fondo una ópera de Wagner.

-Angela.

-Qué.

-Que digo yo, liebling, que si vuelves a ganarr y sales otra vez de liderresa ¿Voy a tenerr que irr a todas las cumbrres contigo?

-Pues clarro, spatzi. Erres el señorr de la señorra Merrkel. Quedarría rrarro si no vinierras (o vinieses).

-Angela.

-Qué.

-Nada, nada.

Y el Sr. de Merkel pensará en las horas y horas de tedio que le esperan, y se solidarizará con el duque de Edimburgo (ese señor alto que lleva sesenta años siempre dos pasos por detrás de la reina de Inglaterra, con una cara a medias entre la distracción de quien está a punto de pisar una caca de perro y la paciencia de esos borrachos mansos, de los que uno hace lo que quiere) y en las miradas que le echará Obama, como diciéndole “a los que son como tú, en mi país,los llamamos calzonaceisions, que en alemán quiere decir…” y en las que le dedicará Putin (“julandrovski, no huyas, que en mi país tenemos leyes parra gente como tú…). Y el pobre, callará y deseará tener que consolar mañana a su mujer por no haber alcanzado por vez tercera el olimpo de los diesel.

No le caerá esa breva.

En Austria, las elecciones alemanas se siguen con interés (Alemania es el mercado más grande de los productos austriacos) y la tranquilidad con la que Doña Angela hace campaña en su país contrasta agradablemente con el tono crispado que ha adquirido en la útima semana la campaña austriaca, con la ultraderecha quemando todos los cartuchos para intentar darnos un disgusto el día 29 –sea como sea lo van a conseguir-, con Frank Stronach llevando por los platós lo que podría ser lo mismo un principio de Alzheimer que esa desazón que se nos pone a todos cuando la vejiga ha alcanzado el límite de su capacidad; con el candidato socialista, actual canciller, paseándo su inanidad y su acento nasal por las teles, como el fantasma de Canterville y su colega (y, sin embargo, aspirante a ocupar su puesto) el candidato conservador haciendo esfuerzos (inútiles) por poner esa cara de malote que se supone que tienen que tener los políticos serios en este mundo en el que la calidad de la testosterona parece ser una baza fundamental para saber gobernar un país. Ah, y se me olvidaba de Eva, la única chica (imposibilitada, por tanto, para ofrecer testosterona sea esta de la calidad que sea).

El domingo que viene, Austria se enfrentará, probablemente, a un cambio de era y es probable que, el día 29 de septiembre, los resultados electorales decreten el fin del orden impuesto por los aliados después de la segunda guerra mundial ¿Qué pasará a partir de entonces?

Suerte que, para aliviarnos de la incertidumbre, Austria ha sacado su arma secreta ¡Qué sería de nosotros sin Conchita! Conchita Wurst, lo más escandaloso que este país ha producido en décadas (se comprende, no hay Salvame ni Porteros de Discoteca, Furcias y Viceversa) defenderá el orgullo alpino en el próximo festival de Eurovisión. Cómo será la cosa que hasta ha salido en los medios españoles. La decisión de enviar a Conchita a Eurovisión este año ha sido totalmente digital. O sea, la ORF ha señalado a Conchita con el dedo índice para que representase a Austria y Conchita no se ha podido negar, claro está. En el 20 Minutos, esa cantera de la poesía popular, he leido el mejor comentario: “No es Conchita, es Contarzán”. A este nivel estamos.

!Viena Directo ha alcanzado los 207 fans en Facebook! GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS. Si aún no le has dado al like, no te cortes y sígueme en Facebook, que me hace ilusión. No tienes más que pinchar este link

Articulo publicado en Política/Economía con las etiquetas: , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Angela, Conchita y Contarzán

  1. Pingback: Elecciones 2013: duelos y quebrantos | Viena Directo

  2. Pingback: Unter der Diktatur der Grammatik / Bajo la dictadura de la gramática | Viena Directo

  3. Pingback: En Bielorrusia no gusta la barba Nesquick | Viena Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.