Equilibrio entre integración y el mantenimiento de nuestra propia cultura (y 2)

Psicóloga en Linz!Nuestra psicóloga favorita está de vuelta! En la segunda parte de su artículo, Bárbara Belenky, del blog “Psicóloga en Linz” nos da una serie de consejos superprácticos para guardar un equilibrio entre la integración y el mantenimiento de nuestra propia cultura !Que los disfrutéis!

En el post anterior hablamos de las distintas maneras que tiene el inmigrante para integrarse, asi como de los tipos de inmigrante según su grado de integración. Nos quedamos a punto de explicar como mantener la propia cultura cuando se está en otro país. Los siguientes puntos nos ayudarán a mantenerla:

  1. Mantener la lengua materna: si se tiene hijos hablarle a los hijos en la lengua materna, ya que eso ayudará a que puedan mantener más fácilmente los lazos con los familiares del inmigrante. Si no se tiene hijos, no renegar de la lengua materna ni el acento que cada persona tiene, ya que como dije en otros posts en esos pequeños detalles radica la personalidad de cada uno.
  2. Buscar un lugar de la casa y hacerlo propio: se trata de encontrar un hueco de la casa donde poner un cuadro de tu ciudad natal o de la ciudad donde has vivido la mayor parte de tu vida, poner fotos de familiares y amigos de esa ciudad en marcos bonitos, ubicar alguna mesilla con libros y adornos típicos de la ciudad natal. Este pequeño rincón que parece sólo decoración, tendrá un significado muy importante para la persona y la ayudará a recordar de dónde viene y quién es. Y en el caso de tener hijos, les ayudará a conocer aquella ciudad tan querida donde nació su padre o su madre.
  3. Celebrar las fiestas con las tradiciones: si el inmigrante viajó con su pareja o familia, no le costará mantener las formas de celebrar la navidad, la Nochevieja, los Reyes, y más fiestas del modo que lo hacían en su ciudad de origen. En el caso en que un inmigrante haya venido sólo, siempre hay compatriotas que están probablemente en la misma situación. Finalmente aquellos inmigrantes cuya pareja sea autóctona, se enfrentarán a diferencias culturales debido a que son una pareja transcultural. Sin embargo siempre se pueden mezclar tradiciones, e incluso establecer nuevas maneras de celebrar la navidad o la Nochevieja. Pero ya trataré otro post sobre parejas transculturales.

Finalmente añadir que los puntos sobre la integración y los de mantenimiento no son incompatibles. Uno puede aprender el nuevo idioma, por ejemplo el alemán, sin necesidad de dejar de hablar el español. Uno puede tener amistad con alemanes o austríacos y practicar el idioma, pero ello no significa – y muchos pacientes cometen este error – que haya que dejar de lado a aquellos compatriotas que viven en esta nueva ciudad. Tantas veces he oído decir: “yo no me junto con españoles, porque quiero practicar alemán”.  Y yo pienso: porque no ambas cosas? ¿Tener amigos españoles y alemanes?

Espero que hayan disfrutado de este post!

Hasta el próximo día!

Auf wiedersehen!

Bárbara Belenky, nació y vivió en Buenos Aires hasta los 14 años, cuando emigró a Madrid. Allí se licenció en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y realizó su especialización con el Máster de Terapia familiar y de pareja, también por la Universidad Complutense. Con residencia fija en Linz, Austria, desde el 29 de Noviembre.

¿Te ha gustado este artículo? !Esperamos que sí! Si así ha sido y quieres enterarte antes que nadie de todas las novedades que habrá en Viena Directo !Síguenos en Facebook! Puedes hacerlo, pinchando en este link.

Articulo publicado en colaboraciones con las etiquetas: , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Equilibrio entre integración y el mantenimiento de nuestra propia cultura (y 2)

  1. Pingback: Conociendo a… | Spanierin in den Alpen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.