Deja ya el teléfono, joé

joven con teléfonoEn una escuela austriaca han prohibido el uso del telefonino en horario lectivo y usted ¿Qué opina de eso?

29 de Mayo.- En los últimos veinte años, el mundo ha cambiado a una velocidad de vértigo. La consecuencia fundamental es que, el llamado por los cursis “gap” generacional, que antes separaba a los chavales de la generación más madura, se ha vuelto ahora un abismo del tamaño del cañón del Colorado.

Por ejemplo: hace unos días, me llamaron unos amigos para que le echase un cable con el español al mayor de sus hijos.

El muchacho, a sus quince años, está más cerca de ser el capitán de Julio Verne que un émulo de Cervantes y, como es lógico, llevado por la ebullición hormonal que sufre en estos momentos, el español le chupa un pie.

Mientras los dos luchábamos con las conjugaciones y con listas de vocabulario que se negaban a imprimirse en sus meninges, yo me ponía nervioso porque él, en vez de escribir las palabaras para aprendérselas, o de tenerlas a mano en un papel, las tenía grabadas en el móvil y, cada vez que en un texto surgía alguna duda, él no dudaba en picar en la pantalla del chisme, darle al pulgar y bajar y subir por el archivo buscando el concepto que no terminaba de salirle.

Para colmo, de vez en cuando, justo cuando estábamos alcanzando una concentración mínima, sonaba el chivato del “guasap”, trayéndole al muchacho nuevas del mundo exterior muchísimo más atractivas que lo que yo tenía que explicarle sobre la Puerta del Sol, el Palacio Real o cómo indicarle a un desconocido el camino de la “Oficina de Correos” (¿Correos? Pero qué leche es eso; yo mando e-mails).

Lo cierto es que, para escándalo de los adultos, los chicos tienen teléfonos listos desde una edad cada vez más temprana y, en Austria, como supongo que pasa en España, esta evolución de la tecnología corre el riesgo de convertir a la chavalería en un bosque de alcornoques sin remedio (¡Qué tiempos aquellos en que a nosotros lo único que nos dejaban hacer con calculadora eran las raíces cuadradas, que eran un engorro!).

Pues bien: en la bonita localidad marco-incomparable-de-belleza-sin-igual de Klosterneuburg, han decidido atajar el problema y prohibir el uso del telefonino en las horas principales de la actividad lectiva (en Austria, entre las ocho y la una y media, aproximadamente). Con el objeto principal de que los chavales hablen entre ellos (perdone, señora, pero ya estriste) y que no se comuniquen a través de las redes sociales.

En Austria no existe una norma general al respecto y todas estas prohibiciones tienen que ser aprobadas por el centro, por los profesores y por los padres aunque, como señalan todos los expertos, al final, después de entrar en vigor, se convierten en papel mojado; porque nadie quiere andar controlando si los chavales miran el teléfono o no lo miran y porque, aceptémoslo, es una pretensión irreal desterrar de la vida de los chicos, aunque solo sea por unas horas, algo que se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana, y pretender que seguimos viviendo en el siglo XIX, cuando Edmundo de Amicis escribió su Corazón (precioso libro, por cierto, testigo de una época que ya no volverá).

¿Qué hacer? Los expertos austriacos abogan por una solución de compromiso. Esto es: prohibiciones parciales o concienciación en el uso consciente de las nuevas tecnologías. Lo que está claro, sin embargo, es que, día a día, no solo cambian los métodos de aprender, sino que es cada vez más difícil explicarle a los chavales por qué tienen que memorizar lo que vale el número Pi o el año en que Napoleón sitió Viena si ya todo viene en la Wikipedia o se lo puedes preguntar a un amigo más empollón.

¿La decadencia de Europa y su sistema educativo o la aparición de una nueva clase de seres humanos más listos –aunque menos memoriosos-?

2 comentarios en «Deja ya el teléfono, joé»

  • el mayo 30, 2014 a las 2:42 pm
    Enlace permanente

    En estos casos se da una enorme oportunidad para utilizar el móvil como reforzador de la conducta adecuada.
    Con ello, la conducta menos apetecible (atender a las explicaciones) se refuerza.

    En situaciones como esta se puede ver el vaso medio vacío o medio lleno. Si se sabe y se puede controlar el uso del teléfono, tenemos en realidad un vaso a rebosar. 😉

    Respuesta
  • el junio 3, 2014 a las 6:48 pm
    Enlace permanente

    La verdad es que para el profesor es un reto el mantener la atención y concentración del alumno que no del estudiante;pero al igual que Jorge opino que es un reto introducir las nuevas tecnologías en el método pedagógico que utilices. Por ejemplo se está perdiendo la grafía porque como para buscar una palabra no hace falta saber cómo se escribe correctamente, eso si nadie duda que un diccionario online es de mucha ayuda en una traducción.

    Por no hablar del acceso a publicaciones extranjeras que se da con la triple w, cuando antes tenías que esperar a que alguien viajara y trajera de vuelta, un periódico o una revista editada en lengua vernácula al igual que las emisiones duales en la televisión actual, antes lo máximo que se veía en versión original era Benny Hill o Pipi Langstrôm.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.