Así quieren luchar las Wiener Linien por el clima

Las Wiener Linien son una empresa como no hay dos. Hoy, han emitido un comunicado aventurando una idea que, de llevarse a cabo, podría ser chulísima.

11 de Agosto.- La empresa pública de transportes de Viena, Wiener Linien, es una de las que tiene mejor imagen de esta capital que el Danubio riega con sus cantarinas aguas.

No es raro. Primero, porque los transportes vieneses funcionan como un reloj suizo y segundo porque la empresa tiene un equipo de marketing corporativo que está siempre al quite, dándole a la corporación una imagen cercana y sobre todo comprometida.

Recordarán aún los lectores de VD el troleo nada sutil a la UEFA, con motivo de la asquerosa ley homófoba húngara y, en un plan menos combativo, la sutil lucha porque las personas que viven en Viena se laven más de vez en cuando el alerón, a base de perfumar los trenes o repartir desodorantes.

Por todo esto y muchas cosas más, las WL ocupan un lugar en nuestros herzens, como paradigma de la empresa pública salada a la par de responsable.

Hace unos días los científicos de la ONU nos dieron un disgustazo hablando del cambio climático y de sus fúnebres consecuencias. Subida del nivel del mar, aumento de los eventos meteorológicos extremos, desaparición de los glaciares…Una pena.

El caso es que las WL se han puesto a pensar y han salido con una idea que, de cuajar, pondría a Viena en la vanguardia de la lucha por la reducción de la emisión de gases con efecto invernadero.

Todos los días, muchos cientos de miles de personas humanas se mueven por Viena en transporte público. Qué sucedería si estas personas aprovecharan sus desplazamientos para repartir paquetes y así quitásemos de la calle furgonetas de reparto y « amotocicletas » ?

El concepto, según las propias WL está en un estado embrionario, pero la idea sería que los usuarios se conectaran a una aplicación y, mediante un código QR, pudieran recoger y depositar paquetes en las paradas de sus trayectos habituales.

« Sin encambio », antes de poner en marcha un proyecto piloto, las WL van a convocar una encuesta que durará dos meses, para ver cómo de dispuestos están los usuarios a colaborar en un proyecto así.

Habría otros puntos tanto prácticos como legales que aclarar : por ejemplo, el tamaño máximo de los paquetes o si se podrían transportar a todas horas pero no en las horas de mayor afluencia de público.

Se calcula que por lo menos un 20% de los gases de efecto invernadero emitidos por los vehículos que llevan paquetes se podrían evitar si los pasajeros de las WL aprovecharan sus trayectos para echarle una mano al medio ambiente.

Articulo publicado en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.