Austria se vuelca con los desplazados de la guerra de Ucrania

La cruel guerra de Ucrania ha provocado el flujo de desplazados más grande desde la segunda guerra mundial ¿Cuál es la postura del Gobierno? ¿Cómo podemos ayudar?

7 de Marzo.- El miércoles se cumplirán dos semanas desde que la Federación Rusa invadió la República de Ucrania y provocó con ello un conflicto no solo de impredecibles consecuencias, sino también una catástrofe humana sin precedentes desde la segunda guerra mundial.

Más de un millón de personas, en su mayoría mujeres y niños, han abandonado ya el territorio ucraniano para huir de la barbarie de un conflicto que se encona por momentos, una vez fracasado el plan inicial del Estado Mayor ruso de una “guerra relámpago”. La agencia de Naciones Unidas para los refugiados habla de que los desplazados, internos y externos, podrían llegar a diez millones, lo que viene a corresponder a un veinticinco por ciento de la población de la República invadida.

La Unión Europea, en una decisión sin precedentes, ha abierto las puertas a todas esas personas y les ha ofrecido refugio.

El tres de marzo pasado, la UE garantizó a los refugiados procedentes de la guerra de Ucrania los mismos derechos que a los ciudadanos europeos y, mediante la aplicación de un mecanismo legal previsto para grandes catástrofes, instó a los países miembros a que facilitasen en lo posible la acogida de estas personas que han tenido que huir de sus hogares de forma tan abrupta.

En Austria, el texto legal que hará posible esto, se aprobará en sesión plenaria del Parlamento el próximo viernes.

La directiva de la UE ha sido motivo de fricción entre los dos partidos que forman la coalición que gobierna los destinos del país.

El motivo ha sido si todos los refugiados procedentes de Ucrania van a tener los mismos derechos.

El Partido Popular austriaco quiere que solo sean incluidas en la ley aquellas personas que tengan pasaporte ucraniano, en tanto que los verdes piden que también sean incluidas aquellas personas que se hayan visto forzadas a huir de la guerra pero que sean nacionales de países terceros.

Aunque no es un grupo muy grande (unas 80.000 personas) sería una especie de regularización no intencionada que se podría aplicar por ejemplo a muchos de los estudiantes latinoamericanos o africanos que estaban estudiando en Ucrania.

Un graffiti gigantesco con la palabra Paz (Mir) en una fachada de Kiev, en el verano de 2016 (archivo Viena Directo)

 

45.000 refugiados ucranianos en Austria (y 16000 salen todos los días de Lemberg)

Más de cuarenta y cinco mil personas han llegado a Austria procedentes de Ucrania desde que empezó la guerra.

La ola de solidaridad de personas particulares y organizaciones no Gubernamentales está siendo enorme.

Según informaba hoy el Ministro del Interior austriaco, 4500 personas han ofrecido sus casas hasta ahora para acoger a estas personas (en su inmensa mayoría mujeres y niños pequeños). Según el Ministro Karner, esto supone un techo para unas veintemil personas.

En este momento, 500 personas se encuentran en alojamientos dependientes del Estado.

Siguiendo la directiva europea de la que hablaba en el párrafo anterior, la República austriaca ofrecerá protección a los refugiados ucranianos durante un año. A partir de ese momento, esa protección se revisará cada seis meses hasta completar un periodo de tres años.

Esto incluye que los ucranianos refugiados en Austria (y en el resto de la Unión) gozarán automáticamente de acceso al mercado de trabajo austriaco.

Michael Landau, el presidente de Caritas Austria ha informado también de que la organización, dependiente de la Iglesia Católica, ha enviado ya a la frontera con Polonia 300.000 Euros.

Maria-Katharina Moser, presidenta de Diakonie, dependiente de la Iglesia evangélica, ha hablado de la necesidad de proporcionar a personas que, en muchos casos llegan a Austria traumatizadas, un mínimo sentimiento de normalidad. Por eso ha pedido que, en lo posible, aquellas personas que tengan pisos vacíos los cedan.

Erich Fenninger, el director ejecutivo de Volkshilfe ha alabado la enorme disposición de los austriacos a la solidaridad.

En este cuadro puedes ver los números de cuenta de estas y otras organizaciones para hacer donativos.

Los donativos en dinero son muy importantes porque permiten comprar la ayuda in situ, sin encarecerla con el transporte.

En el programa de ayer de La Tarde en Directo también di una serie de recursos por si quieres ayudar.

Como ha dicho hoy Martin Landau, “La guerra no puede tener la última palabra”

Articulo publicado en Austria, guerra en Ucrania. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.