Cuando los periódicos hacen de las suyas

En Austria hay un órgano que le tira de las orejas a los periódicos cuando hacen de las suyas. Es el Presserat y ha publicado hoy su informe anual.

15 de Marzo.- En Austria, existe un órgano autorregulador de la prensa, el Presserat. Si una persona está leyendo un periódico de tirada nacional y ve alguna cosa que le parece que está mal éticamente, puede llevar el caso al Presserat, el cual lo mirará con lupa y dirá: “sí, aquí se han pasado” o bien “no, esta noticia está dentro de los estándares éticos de la prensa de Esta Pequeña República”.

Durante 2021, el Presserat ha atendido las quejas, ruegos y lamentos de 647 lectores, lo cual supone un récord en su historia desde su fundación en 2010. En 2010 hubo 418 “dudas” y en 2019, 297.

A pesar del aumento de las quejas, lo cierto es que el Presserat este año pasado le ha dado la razón a 31 de esos quejosos. En 2020 fueron 36 las quejas que el Presserat encontró justificadas. En 25 casos, el Presserat le envió a los medios en cuestión una “cartita de amor” pidiéndoles “un poquito de porfavor”.

El mayor número de toques de atención lo recibió el año pasado el Kronen Zeitung, seguido de Wochenblick, que es un medio famoso por darle munición a los antivacunas y otra gente descomunal y tratar de remover las tripas de los lectores a base de noticias más falsas que un duro de madera.

Seis veces fueron medios del grupo Österreich los que incumplieron el código deontológico de los medios austriacos (pocas me parecen). Cinco fueron las infracciones del Heute, dos el “Niederösterreichische Nachrichten” y respectivamente una el Kurier, una la “Ischler Woche” y una el Standard.

¿Y en qué han consistido estas infracciones contra el código deontológico?

La mayoría han consistido en infracciones contra los derechos de las personas. Por ejemplo, la publicación de imágenes de un futbolista que tuvo un problema de salud durante un partido o el vídeo de una cámara de vigilancia en donde se veía cómo un grupo de personas le daban una paliza a otra (ambos en la web del grupo Österrech).

En este capítulo entran también referencias sexistas a las mujeres.

Las sanciones de Wochenblick se refieren sobre todo a la difusión de noticias falsas a propósito de la CoVid y en el Kronen Zeitung la mayoría de las infracciones se refieren a una deficiente diferenciación entre las noticias y la publicidad.

Podría pensarse que la labor de este consejo regulador podría ser bastante fácil. Pero no siempre es así. Hay veces en las que los medios, bien por elección o sin intencionalidad clara, se mueven en una zona gris que no siempre es tan fácil de dilucidar.

Por poner un ejemplo.

Quizá recuerden los lectores más memoriosos de Viena Directo el curioso caso de la portada del Falter de diciembre del año pasado.

Para glosar lo que había dado de sí el año, parodió una adoración de los magos cambiando las cabezas de San José por la de Sebastian Kurz, y la de la Virgen María (entre otras) por la novia/pareja de Sebastian Kurz, la cual, por obra de este fotomontaje, salía con el pecho descubierto.

Era una “broma” de sal bastante gorda, sobre todo porque la novia de Sebastian Kurz nunca ha tenido relevancia pública ni la ha buscado y la sacaban (aunque fuera en fotomontaje) en una situación bastante poco airosa.

El Falter invocó a su derecho a la sátira (nadie dice que el humor tenga que ser ingenioso o fino) y el consejo autorregulador le dio la razón porque con la sátira la libertad de expresión permite tener una manga especialmente ancha.

Otro caso delicado ha sido la publicación de los chats de los políticos austriacos filtrados a la prensa. Estas comunicaciones eran en principio privadas y, por lo tanto secretas, pero el consejo de regulador justifica su difusión por los mensajes por la importancia política de su contenido.

El informe anual y los criterios se pueden leer aquí.

Los suscriptores de la newsletter de Viena Directo han recibido cómodamente en su correo electrónico un resumen con las noticias más importantes de la semana y algunos contenidos exclusivos. Si te quieres suscribir, no tienes más que introducir tu dirección de correo electrónico en esta dirección

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.