Los antivacunas austriacos sufren un nuevo revés

Una de las antivacunas más famosas de Austria es médico. Y política. Ultraderechista. Hoy, se quejaba de lo injusto que es el mundo.

14 de Abril.- Se da la circunstancia de que una de las personas más activas en Austria en contra de las vacunas (negacionista primero, antivacunas después, antitodo más tarde) es médico.

Naturalmente, en todas las profesiones hay ovejas que pasan de castaño oscuro y la medicina, para desgracia nuestra, no es una excepción.

La oveja de la que hablo se llama Dagmar Belakowitsch y es, por curioso que pueda parecer, la portavoz de salud de la extrema derecha austriaca.

El que Dagmar Belakowitsch sea médico primero y antivacunas después, no debería soprender en un partido de cuyas filas salió una ministra de sanidad que defendió en el Parlamento la libertad de los fumadores para causarse hermosos enfisemas y no menos hermosos cánceres (!Ay, Señor, cómo nos pruebas!).

Fiel soldado de su partido, en el último año, Belakowitsch no ha dejado una medida sensata sin criticar, no ha perdido oportunidad de sembrar la desconfianza en la ciencia e incluso se le ha visto la punta de la nariz en las famosas manifestaciones de los sábados, en el transcurso de una de las cuales arengó a la multitud y tuvo el santo fonendoscopio de decir que eran los vacunados (y no los cenutrios sin vacunar, como era la realidad) los que llenaban los hospitales.

De todo lo anterior, deducirán fácilmente los lectores de Viena Directo que, si el mundo fuera justo, Dagmar Belakowitsch no debería tener permiso ni para ponerle una tirita a alguien a quien los zapatos le hicieran rozaduras.

Lo tiene, sin embargo.

Desventuras de los antivacunas

Hoy, con el estilo hosco que le es habitual, se quejaba la portavoz de salud de los ultraderechistas austriacos de la injusticia del mundo.

Por un lado, las autoridades austriacas han pedido que se levante la inmunidad a Herbert Kickl por hacer afirmaciones que podrían resultar peligrosas para la salud pública.

Como sin duda recordarán los lectores de Viena Directo, Herbert Kickl, para contentar a su parroquia de cenutrios antivacunas, ha puesto en duda en numerosas ocasiones la eficacia de las vacunas, y abogado por diversas paparruchas que, según él, y los matasanos que andan por ahí diciendo tonterías por los grupos de Telegram que él frecuenta, son tratamientos preventivos o elixires milagrosos contra el virus malandrín.

En el curso de esta verborrea que, no hace falta decirlo, es contraria a toda la evidencia científica disponible, Herbert Kickl recomendó la famosa Ivermectina como remedio contra la CoVid.

La Ivermectina se utiliza como desparasitador y en laboratorio demostró cierta eficacia contra el coronavirus. Aún así, en las dosis que se necesitarían para curar a un ser humano, la Ivermectina es tóxica y mortal.

Varias personas que siguieron la recomendación de Kickl fallecieron debido a la ingesta de Ivermectina.

Por otro lado, la extrema derecha austriaca denunció ante las autoridades la campaña de vacunación del Gobierno austriaco -una campaña, por cierto, sumamente tibia, que no fue más eficaz por puro interés electoralista-.

Según la extrema derecha, la campaña atentaba contra la ley austriaca de medicamentos. En la campaña, según Belakowitsch se “sugería” que el vacunar a los niños protegía a los abuelos.

También según Belakowitsch, otros eslóganes de la campaña eran falsos (lo cual, en el lenguaje de Belakowitsch y de los antivacunas significa que decían la verdad, o sea, que las vacunas son el medio más eficaz de librarse tanto de los cursos extremos de la enfermedad como de la molesta CoVid persistente).

Para terminar, Dagmar Belakowitsch ha recalcado que la pandemia ya ha terminado (¿En qué quedamos? ¿No era que el virus no existía?) y que cada uno debería tener libertad de protegerse como quisiera (otra vez la vieja teoría del enfisema).

Mañana, a eso de las nueve, los suscriptores de la Newsletter de Viena Directo recibirán en la comodidad de sus cuentas de correo electrónico toda la actualidad de la semana en versión contacta.

No te lo querrás perder ¿Verdad? Si todavía no te has suscrito, puedes hacerlo en este bonito link

https://vienadirecto.substack.com/

Articulo publicado en Austria, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.