Wien Energie pide ayuda al Gobierno federal

Wien Energie, la empresa eléctrica de Viena, ha pedido ayuda al Gobierno Federal ¿Peligra el suministro? ¿Peligra la empresa? Aquí, las claves.

29 de Agosto.- Supongo que, a estas alturas, casi todas las personas que me leen habrán visto la película Titanic. El desencadenante de la catástrofe de aquella negra noche de abril de 1912 fue un iceberg. Y la mala suerte, claro.

Porque si el Titanic hubiera chocado de frente con la mole de hielo es probable que Leonardo Di Caprio hubiera tenido que buscarse otro papel casi un siglo más tarde. En cambio, al intentar evitar el impacto, el Titanic fue rasgado en todo su lado derecho y se fue al fondo de los mares.

En la película se ve cómo el iceberg va haciendo que salten los remaches que unían las placas de acero del Titanic provocando la brecha fatal. Un poquito así es lo que está pasando en la economía europea con el precio del gas. Aunque, como es lógico, solo queda saber si el choque está siendo frontal (avería gorda) o lateral (tragedia).

De momento, según sube el precio del gas (y más que van a subir) y la economía está sometida a una prueba de estrés, algunas empresas empiezan a estar en dificultades.

Hoy ha saltado la noticia: la empresa que se encarga de gestionar los contratos de dos millones de personas en Viena y de más de doscientosmil negocios e industrias (Wien Energie) está pasando por dificultades de liquidez y ha tenido que pedir ayuda al Gobierno Federal para garantizar su viabilidad.

El Gobierno Federal austriaco ha dado “evidentemente” (selbsverständlich) la luz verde para esta línea de crédito, pero la oposición del consistorio vienés (consistorio que también es un Land confederado) ha puesto el grito en el cielo.

¿Tienen razón?

Veamos las diferentes versiones.

Para Wien Energie no se trata de un problema de mala gestión sino de subida de precios. Wien Energie produce, por sí misma, muy poca energía y adquiere electricidad producida sobre todo mediante gas (un ochenta por ciento de ella).

Dado que los precios del gas están subiendo (decíamos ayer) los costes están subiendo también sin que ese aumento pueda repercutirse con la misma fuerza en el precio que paga el consumidor final. Esta discrepancia -explicada con una brocha muy gorda, lo sé- hace que Wien Energie pueda afrontar en el futuro problemas de liquidez.

En cualquier caso, responsables de la empresa de energía vienesa han recalcado que no se trata de ninguna manera de compensación de pérdidas, sino de proveer a la compañía de un fondo de maniobra, que se cifra en diez millardos de euros.

Naturalmente, estas explicaciones no satisfacen a la oposición en el consistorio vienés. Especialmente a la extrema derecha.

Órganos afectos, como por ejemplo el mierdiperiódico Österreich, citando fuentes conocedoras (a saber) denuncian presuntas pérdidas por especulación.

Según estas fuentes, Wien Energie necesitaría hasta ocho millardos de euros para hacer frente a obligaciones de pago debidas a la utilización de activos financieros de alto riesgo. Wien Energie, según esto, se habría equivocado a la hora de calcular la subida de los precios del gas y, al haber sido esta más alta de lo previsto, se habría originado el agujero financiero.

Wien Energie defiende que no ha habido tal cosa, y habla de ciertos contratos negociados a largo plazo (dos años) al objeto de mantener los precios estables. Estos contratos implican que hay que mantener unas reservas financieras que los respalden. Si los precios suben, es lógico pensar que estas reservas tienen que subir también. Si esto es así, dicen ellos, es exactamente lo contrario de la especulación que, como todos sabemos, es apostar en el mercado de las finanzas para obtener un beneficio rápido.

Los Verdes vieneses acusan al Gobierno de la capital federal de negligencia.

Según ellos, se debió acudir antes al Gobierno federal en busca de ayuda, desde el momento en que la situación era conocida desde hace tiempo (187 días de guerra llevamos ya).

Desde Wien Energie, en cualquier caso, se enfatiza que la empresa es perfectamente solvente, que el suministro está garantizado y que lo único que hace falta es un respaldo financiero del Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.