En Austria hoy ha sido el día de los inocentes

El terremoto que ayer provocaron las confesiones de Thomas Schmid ha tenido réplicas hoy por toda la alta política austriaca.

19 de Octubre.- Desde que ayer Thomas Schmid, antiguo secretario de estado del Ministerio de Finanzas y, según parece, fontanero y chico para todo de lo que podríamos llamar „el sistema Kurz“ tiró de la manta, las reacciones se han sucedido.

Los inculpados, naturalmente, hacen protestas de inocencia e intentan por todos los medios quitarle credibilidad a las acusaciones (que lo consigan, ya es otra cosa, la verdad).

En el Gobierno tratan en lo posible de poner cortafuegos aunque lo cierto es que el escandalazo erosiona la ya muy erosionada reputación del principal partido de la coalición. El otro partido, los Verdes, trata también de mantener un cierto control de la situación, sin conseguirlo demasiado. El vicecanciller Kogler no se ha hecho vivo hoy y en su lugar ha sido una compañera de partido la que ha declarado que sí, que los verdes están asistiendo también con pena al inaudito espectáculo, pero que las acusaciones de Schmid se refieren sobre todo a “gente del pasado”.

Sería bueno que así fuera (por lo menos para la estabilidad de la coalición) pero lo cierto es que no es así.

Las acusaciones de Schmid tocan a políticos en activo, auténticos pilares del Partido Popular austriaco, como Wolfgang Sobotka, uno de los tres presidentes del Parlamento, nada más y nada menos.

CUESTA ABAJO

Si no pasara nada más, todo esto que, no lo olvidemos, sigue siendo “presunto” sería suficiente para que se convocasen unas elecciones anticipadas. Pero el caso es que pasan más cosas, y muy importantes. Europa está en guerra y las consecuencias del conflicto llegan a Austria lo mismo que a todo el resto del continente. Dice el antiguo adagio que “en tiempo de tribulación, no hacer mudanza” y lo cierto es que no se pueden imaginar tiempos más atribulados que estos y, por lo tanto, tiempos más desfavorables para convocar unas elecciones en las que nadie (salvo la extrema derecha) puede ganar. Y eso sería absolutamente desastroso y probablemente precipitaría a Austria a un estado de cosas muy parecido al de Italia, por ejemplo. O, Dios no lo quiera, al del Reino Unido.

Pero no adelantemos acontecimientos.

REACCIONES

Esta mañana, el primero que ha lanzado un desmentido a las acusaciones de Schmid ha sido Sebastian Kurz, y lo ha hecho vía Facebook mediante un texto en el que recalca su inocencia y recalca que no tenía ni idea de todas esas cosas de las que Schmid dice que Sebastian Kurz estaba al cabo de la calle.

El excanciller tiene mucha fe en la justicia y “se froya” de tener la ocasión de defenderse en los tribunales hasta que resplandezca la verdad. También ha dicho que después de un año de investigaciones la fiscalía anticorrupción no ha conseguido encontrar ninguna evidencia que le inculpe.

El siguiente en reiterar que tiene la conciencia más límpia que una ursulina ha sido Wolfgang Sobotka, esta vez por Instagram. La oposición, que le tiene ganas, ha pedido la dimisión de Sobotka, el cual debe de ser una de esas personas ante las cuales se siente intranquilidad porque nunca se sabe en qué están pensando. Armin Wolf, en su cuenta de Twitter, ha vaticinado de coña que los políticos del ÖVP iban a terminar defendiéndose vía TikTok.

No se han manifestado otros inculpados por Schmid, los empresarios René Benko y Siegfried (conocido como “Siggi”) Wolf. Al primero en particular Schmid le acusa de haber intentado sobornarle con un puestazo de seiscientosmil eurazos al año, al objeto de que el Gobierno mirase le tratase bien en la cuestión de los impuestos de Signa, su sociedad más famosa.

La familia Fellner, propietaria del grupo Österreich también se ha manifestado, declarando su inocencia.

Si el lector ha llegado hasta aquí, habrá visto que hay un silencio que ha resultado llamativo y que puede cambiar las cosas: exactamente: el del Presidente de la República ¿Qué piensa Van der Bellen de todo esto? Sospecho que lo sabremos dentro de poco.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.