Notas a pie de página

karl-luegerÚltimo día de paz. Aprovechémoslo. La mala leche vienesa cobra a veces aspectos sutiles e insospechados, como este de hoy.

1 de Diciembre.- Hoy, queridos lectores, es el día mundial de la lucha  contra el SIDA. El contagio es muy fácil de evitar y no hace falta meterse a monje del Carmelo y abstenerse de los placeres “de la canne” (bueno, es una posibilidad, pero no la más divertida). Basta con actuar en esta vida con dos dedos de frente, ponerse condón para practicar la especialidad japonesa conocida como el Akíte Piyo Akí Temato y utilizar siempre jeringuillas nuevas y desechables. Por lo demás, las personas seropositivas y enfermas de SIDA son como todos nosotros y las posibilidades de contagio, tomando las precauciones que se indican más arriba, tienden gozosamente a cero. Por supuesto, aparte de todo lo anterior, si mis lectores tienen posibilidad, es bueno también que colaboren en la medida de sus posibilidades en la lucha científica contra el SIDA, por ejemplo, yendo al Lifeball, que se volverá a celebrar otra vez el año entrante en esta bonita ciudad y otra vez en el ayuntamiento.

Dicho esto: hace un tiempo, la ciudad de Viena le encargó a un grupo de historiadores que estudiaran qué hacer con algunas partes problemáticas de su callejero. A pesar de que han pasado muchos años del nazismo , siguen quedando rastros en la nomenclatura de las calles de Viena de esta época aciaga.

Como creo que ya he dicho muchas veces, cambiar el nombre de una calle es una cosa que conlleva no pocos engorros, hay que cambiar direcciones postales, razones sociales, etc. En el caso de Viena también conllevaría, en algún caso, un cambio significativo de la fisonomía de la ciudad.

Por ejemplo: en el distrito 1, en el lugar en donde, antaño, se alzaba una de las puertas de las murallas de Viena, se encuentra una plaza espaciosa dedicada al alcalde Karl Lueger, con un “menumento” conmemorativo en su centro, en donde Lueger, que en vida fue un bicho malo (hermoso, le llamaban “Karl el guapo”, pero más malo que la carne del cuello, como dice mi sobrina) monumento en el que Lueger, decía, posa como paladín de los trabajadores y socorro de las viudas. Claro, si cambiamos el nombre de la plaza ¿Qué hacemos con el monumento? (el cual, además de haber costado una pasta, es bonito). Un problema, por cierto, que nos resulta familiar a los españoles, que también tenemos una relación problemática con nuestra Historia.

La comisión, ha decidido, y a mí me parece muy sensato, que borrar del callejero los nombres problemáticos, como el de Lueger, no ayuda nada a que la historia no se repita, así que van a poner, debajo del nombre de la calle, una explicación biográfica. En el caso de Lueger, es algo como: Karl Lueger, alcalde de Viena del año X al año Y, gran modernizador de la ciudad. Zonas problemáticas en su biografía son el populismo antisemita que creó un clima que, posteriormente, favoreció la expansión del nacionalsocialismo”.

Personalmente, es una solución que me parece mucho más inteligente que la española y que, además, denota una sutil mala leche muy propia de mis convecinos de habla extraña. Si se borra el nombre, se borra la vergüenza. En cambio, la explicación ayuda a que permanezca viva la memoria histórica del payo en cuestión. En España, como somos tan propensos al blanco y al negro, el problema sería que, como en el caso de Karl Lueger, junto a las pifias, habría que poner también alguna virtud. Y ahí ardería Troya, claro. Porque en España somos muy de santos o demonios.

Bailando en Heldenplatz

1/24 Abrimos hoy la primera puertecilla del calendario de adviento de Viena Directo -todo el mundo tiene, no íbamos a ser menos-. Veinticuatro imágenes para mostrar lo que ha sido, fotográficamente hablando, este año. Y empezamos con la rave pro-VdB que hubo en la Heldenplatz el 21 de Mayo del año pasado, en vísperas de las primeras elecciones presidenciales que terminaron…Bueno, con el resultado que todos conocemos.

Articulo publicado en Historias de la Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow Me