Viena a las tres: cuatro historias (y media) de amor

Maria antoinette detalleEn esta semana se celebra el día de los enamorados. Aprovechando esta fiesta, vamos a dedicar al amor, al romanticismo, los Viena a las tres los próximos días. Hoy, vamos a empezar con un remember de algunos ciudadanos austriacos que hicieron historia de alguna forma en esto de los amoríos.

Que empiece el ranking:

-Empezamos por el que menos historia hizo. El inglés, desgraciadamente fallecido, Anthony Mingella hizo un bonito flín en el que se contaba la historia un conde austriaco, el cual llevó una vida de leyenda que se relató en la novela «El Paciente Inglés». La vida de esta persona, efectivamente fue muy movida pero la tórrida historia de amor de la peli era absolutamente mentira. Para quien quiera saber por qué y, de paso, informarse sobre una apasionante historia de espías, dejo este link al post correspondiente de Viena Directo.

-Probablemente, ellos fueron los paradigmas del amor a la austriaca, particularmente a través de las películas que, después de la guerra mundial, se hicieron contando su historia. Él, la quería tanto a ella, que llegó a asfixiarla y, para quitárselo de encima -extraña manera de demostrar amor- encontró a otra señora que incluso se le parecía, al objeto de que él estuviese entretenido. Si quieres saber de quién estamos hablando, pincha en este bonito link.

-Ella no sabía que el solo acto de servir el té a un cliente de su padre cambiaría completamente su vida. Por amor, dejó su país, sus tradiciones milenarias, su lengua y vivió una historia de amor que, no por terminar mal, dejó de ser de lo más romántico ¿Quién era esta chica? ¿Quién fue su amante? En este link, podrás saberlo.

-Él lo tenía todo, pero durante su vida le guió una insatisfacción permanente que le llevó a beber de todos los vasos (real y metafóricamente). No sirvió de nada ni la estricta educación que le administró su padre ni la comprensión que usó con él una madre, por lo demás, ausente y bastante loca. Su única salida era el amor. Lo encontró con varias mujeres, y la última, le acompañó hasta el final. Una historia triste y romántica (¿Romántica?) que podrás encontrar aquí.

-Él pasaba por ser un hombre de orden, correcto, inteligente, amigable. Ella, pasaba por ser el reposo del guerrero, la mujer que le guardaba la retaguardia del hogar mientras él estaba luchando fuera. Se trataba tan solo de una fachada que se resquebrajó cuando se supo que él amaba apasionadamente a otra mujer con la que, finalmente, se casó por amor. Su historia, aquí.

Articulo publicado en Viena a las tres con las etiquetas: , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.