El 2014 de los lectores de Viena Directo

Cuba libreHace unos días le pregunté a los lectores qué era para ellos lo más destacado de 2014. Esta es su porra.

27 de Diciembre.- Faltan cuatro días para que termine este año y, como suele suceder en estas fechas, se suceden los balances. Hacerlos, es un poco como apostar hacia el futuro ¿Qué recordaremos cuando 2014 sea ya solamente el año en que nos fuimos de vacaciones a Cuba o el año en el que nos pusimos aquel empaste en los dientes o el año en el que Hacienda nos crujió o cambiamos de trabajo? Esta misma pregunta, quizá formulada en otros términos, les hice yo hace algunos días a los lectores de Viena Directo, a través de la página de Facebook que me ayuda a estar en contacto con ellos (Si tú también quieres estar en contacto conmigo, no tienes más que pinchar aquí y afirmar rotundamente, por vía cibernética, que Viena Directo te gusta).

¿Qué cosas de las sucedidas este año, les parecieron fundamentales a los lectores de Viena Directo? A nivel internacional –recordemos que este blog se ocupa principalmente de la actualidad austriaca- los lectores pensaron que una de las noticias del año es la irrupción de Podemos en la política española.

La foto finish de Podemos, en estos finales de 2014, es la consolidación de la organización, la cual ha pasado, con todos los respetos, de “pachanga asamblearia” (o conjunto de “pachangas asamblearias”) a consolidarse en forma de un partido exactamente igual que los otros (muchos partidarios de Podemos aún no se han enterado de esto, claro, y piensan, con Julio Iglesias, que la vida sigue igual que cuando las elecciones europeas, pero eso es otra historia).

Por otro lado, la esperanza de regeneración que Podemos parecía traer (ese “que los otros se pongan las pilas”, que decía yo en un artículo de este año, y perdón por citarme) no parece que se esté realizando. El partido en la Moncloa sigue absolutamente en la higuera –la táctica oficial es seguir presentando a Podemos como un fenómeno pasajero, perroflautista y carente de importancia- en tanto que el que, hasta hace poco, era “el principal partido de la oposición” sigue perdido en la insustancialidad de un líder que parece una canción de Alaska y los Pegamoides (“a quién le importa lo que él haga, a quién le importa lo que él diga”). Veremos qué pasa cuando todos, en este 2015, acudamos a las urnas y se vuelvan a barajar los naipes de la democracia.

En la política internacional, también les pareció a los lectores de Viena Directo que este 2014 ha quedado sumamente marcado por la política agresiva y ultranacionalista de Vladimir Putin. El premier ruso, que tiene a su alrededor a personas que piensan que la única salida que le queda al mundo es “una guerra nuclear controlada” en la que las Repúblicas Bálticas y Ucrania quedarían hechas un solar de tierra quemada entre Rusia y su “enemigo” la Unión Europea, ha sido nombrado por el semanario austriaco Profil una de las dos personas del año que termina prontito ¿Quién ha sido la otra? Precisamente la que representa los valores que hacen de Europa un continente que aún tiene sentido: Conchita Wurst, una figura en apariencia frívola, pero que para muchas personas es símbolo de tolerancia (“We are unstoppable”, Conchita, reina, Dios te oiga), de inteligencia y de un cierto concepto de la sofisticación y del humor que los ceñudos partidarios de Putin de dentro de Rusia pero también de dentro de la Unión (ya se encarga Putin de pagarles bien, para que canten sus excelencias) encuentran “decadente”. En Viena Directo somos muy “fans” de Conchita, y nos parece divinamente lo que representa: o sea, que cada uno pueda vivir de acuerdo con lo que le parezca bien, siempre que eso no signifique fastidiarle la vida a ningún cristiano.

Los lectores de Viena Directo no lo han considerado conveniente, pero yo quiero abrir también un capítulo aquí de loa al Papa Francisco, que me parece un señor muy con los pies en la tierra y muy de limpiar todas las telarañas de la Iglesia. Desde que el llegó al Vaticano, ha habido un cambio decisivo en las relaciones internacionales y también un cambio decisivo en la Iglesia católica misma. Sin prisa, pero sin pausa, el Papa ha abordado una serie de cambios que han hecho a la organización milenaria cuya cabeza ocupa esté empezando, con una sorda oposición interior de sus elementos más carcas, a adaptarse lentamente al siglo XIX (todavía le quedan a la Iglesia muchos Franciscos para llegar al siglo XXI)

En el capítulo de las frivolidades, los lectores de Viena Directo se acordaron de los policías cantores y de su playback de Helene Fischer (¡Queremos tanto a Helene!) y con ellos terminaremos hoy nuestro resumen. Así han sido las cosas y así se las hemos contado (y al pie del cañón seguiremos, si Dios y la numerosa audiencia de Viena Directo quieren, en el 2015).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.